Puntos a favor del motor diesel

Hace tiempo los motores diésel eran considerados como demasiado contaminantes, ruidosos y lentos, no obstante, con los avances tecnológicos han dado un cambio tan radical, que ahora son un fuerte contrincante para los de gasolina.

A esto se le suma que eran para vehículos de mucho rendimiento como buses, camiones y camionetas pick ups, mientras que ahora se pueden hallar en coches deportivos e incluso en familiares. En cuanto a cuál resulta mejor, eso depende de cada usuario o conductor; algunas de las ventajas de los motores diésel son:

Larga vida

Esta puede que sea la principal característica de todas. En los motores de gasolina el proceso de combustión se produce por medio de la explosión de una mezcla de aire y gasolina en los pistones, mientras que en los diésel es por compresión de aire. Esto le produce a la máquina diésel mucho menos desgaste de sus partes, además de que resiste más millas.

Fiabilidad

Se han ganado la fama de ser muy resistentes por ser los motores de la maquinaria de trabajo duro, sin embargo, lo que los ha hecho tan fiables es sencillez de sus componentes. Los motores diésel no tienen bujías, rotores, cableados, ni distribuidor, entre otros elementos de la máquina; al tener menos piezas son menos complicados.

Economía

Estos motores tienen la capacidad de poder rodar el doble de distancia de un motor a gasolina, utilizando la misma cantidad de gasóleo. Esto es posible por la densidad del diésel que es mayor que la de la gasolina, así se ahorra alrededor del 30% de su consumo.

Capacidad de arrastre

Debido a las bajas revoluciones que generan estas máquinas obtienen un gran par motor. De ahí que sean tan efectivos para arrastrar o soportar cargas, algo que no alcanza un vehículo a gasolina.

Aunque los motores diésel son más caros, lo compensan con su bajo consumo. De igual manera requieren de cuidados más a menudo que otros tipos de vehículos, ello a razón de que son más contaminantes, algo que se controla con las atenciones. El hecho de que sean lentos no suele agradarle a la mayoría, pese a eso, han logrado alcanzar velocidades parecidas a los motores de gasolina.

En lo que respecta a las reparaciones, tanto los repuestos como la mano de obra es cara, algo por lo que a muchos no le agrada. Aunque es poco probable por la resistencia de estas máquinas, y si además se le dan los cuidados pertinentes el riesgo de hacer reparaciones disminuye aún más.

Si se da la situación de tener que cambiar la maquinaria completa, una alternativa factible es buscar motores segunda mano diesel. Hay empresas en línea que le facilitan la búsqueda, además de que son piezas más baratas que en otros comercios, los desguaces certificados otorgan garantía.