Cuando tu coche ya no sirve para nada

Las excursiones hay veces en las que no terminan de salir bien del todo, sobre todo cuando intentamos meternos por zonas que no conocemos y que no sabemos dónde nos van a terminar llevando. Hay mucha gente a la que le gustan las aventuras nuevas, mucha gente a la que le gusta conocer paisajes nuevos llenos de aventuras impresionantes, lo que ocurre es que en este tipo de excursiones se debe tener mucho más cuidado del que pensamos, ya que hay veces en las que el desconocimiento puede llevarnos de cabeza a un lugar en el que tengamos alguna que otra sorpresa desagradable, sobre todo en lugares en los que pueden deambular animales salvajes. Digo esto por propia experiencia, pero una experiencia desagradable en la que no hemos salido muy bien parados, ya no por culpa de nada en sí, sino por querer meternos con el coche como se suele decir en algunos casos hasta la cocina. Hay muchas zonas en las que meter los coches por zonas complicadas suele ser una locura, ya que están más bien pensados para que se hagan caminando, pero claro cuando vas con tres niños, la abuela, una nevera, sus sillas y mesa resulta un poco complicado tener que andar campo a través para encontrar una buena zona de sombra.

Un buen domingo nos preparamos, muchos bártulos para un día de campo, pero al final lo que no quieres es que te ande faltando nada, al final lo que buscas es tenerlo todo a mano, aunque estés en el campo. Comenzamos nuestro viaje, era una zona a la que nunca habíamos ido, por ello no sabíamos muy bien por donde nos debíamos meter, después de dar unas cuantas vueltas y ponernos un poco nerviosos demás, al final parecía que habíamos encontrado el acceso, pero nada más lejos de la realidad, ya que nos dimos cuenta enseguida que no iba a ser un domingo cualquiera de campo sino todo lo contrario, una cañada cruzaba el acceso hacia la zona de sombra a la que queríamos ir así que imaginaos por un momento lo que sucedió, gracia a Dios no tuvimos que lamentar nada porque salimos completamente ilesos, pero la nueva experiencia nos salió bastante cara ya que nos quedamos sin coche, declarado siniestro no nos quedó más remedio que recurrir a www.cochesparadesguace.com dejándonos muy claro que eso de las nuevas experiencias ya había terminado del todo para nosotros.