Personal clave para el éxito de tu empresa

Gerenciar una empresa es una función que debe ser llevada a cabo por un profesional, una personal con cualidades especificas para el desarrollo de dicho trabajo, que sea capaz de direccionar la compañía hacia el éxito. Con excelente habilidad de comunicación, fundamental para la armonía dentro de los miembros del equipo.

Dentro de una empresa todos los empleados ejercen una función de acuerdo a sus habilidades y características y todas son importantes para el funcionamiento de la misma. Uno de los puestos de trabajo esenciales es el del personal de almacén, el cual se divide a su vez en varios cargos: jefe de almacén, controlador de recepción, controlador de expedición, operario de almacén, administrativo de almacén.

El jefe de almacén es el responsable de coordinar a su equipo dentro de dicho espacio, además de delegar tareas de acuerdo a las habilidades de su grupo de trabajo. Para desarrollar esta función debe poseer liderazgo y capacidad de comunicación con el resto de los departamentos que conforman la empresa.

Dentro de funciones ejercidas por el jefe de almacén destacan coordinar y dirigir las actividades de: abastecimiento, reposición, almacenamiento (fundamental en la cadena de suministro) y distribución de los materiales y productos del negocio.  Velar por la seguridad de su equipo de trabajo es otra de sus prioridades.

¿A quienes dirige el jefe de almacén?

Como ya se menciono previamente el personal de almacén cuenta con un grupo de personas cada una desarrollando un cargo diferente. El jefe de almacén es la cabecilla de los mismos, supervisando debidamente el desempeño de cada empleado.

  • Controlador de recepción: se encarga de recibir la mercancía y a su vez de supervisar que este todo en orden, todos los artículos recibidos deben estar presentes en la nota de entrega que los acompaña.
  • Controlador de expedición: se hace responsable de la salida de la mercancía, que el pedido contenga lo solicitado por el cliente, también se encarga de colocar los artículos en el camión para su envió.
  • Operario de almacén: se encargan de pesar, medir, limpiar y embalar.
  • Administrativo de almacén: lleva la papelería, verifica el pedido, facilita las etiquetas a los controladores, se encarga además de los albaranes y ficheros de entradas y salidas.

El éxito de que un pedido llegue de manera oportuna, a tiempo y en condiciones óptimas, sin detalles recae sobre el personal de almacén de la compañía, por ende debe estar capacitado para dicha tarea y así satisfacer las necesidades del cliente.