Grafeno, el increíble material del futuro

La palabra “Grafeno” puede que esté siendo muy usada a nivel mundial en los últimos años, sin embargo hay quienes ignoran de qué trata como tal.

Los medios de comunicación no dejan de hablar sobre ella, así que lo más probable es que en alguna oportunidad la hayas escuchado. ¿Pero con qué se come? ¿Cómo se utiliza? ¿De qué trata?

El Grafeno o también conocido como “el material del futuro” e incluso, muchas veces bautizado como “el material de Dios” se define como un cristal de carbono, el cual está conformado por átomos en un plano hexagonal.

GRAPHENANO el grupo europeo ubicado específicamente en España, tiene la mayor producción de Grafeno a nivel mundial.

La compañía junto con la ayuda de la Universidad, han estudiado varios sectores de gran relevancia para la sociedad, con la finalidad de mejorar y revolucionar las áreas para así beneficiar a las personas.

Solo tendríamos que ver a nuestro alrededor para darnos cuenta del impacto positivo que podría ejercer el material una vez que se trabaje en estos sectores.

Aunque suene increíble, los coches, teléfonos inteligentes, aviones, edificios, ordenadores, entre otras. Cada uno de ellos podría verse mejorado con la ayuda del material de Dios.

Es por ello que muchas compañías han tomado la iniciativa de trabajar con él.

¿Pero cómo es esto posible? Resulta que el Grafeno posee excelentes propiedades, las cuales genera increíbles beneficios a estos sectores.

Para entenderlo un poco mejor, el Grafeno es un material que está compuesto de carbono puro. Dicho material tiene una leve similitud al grafito, solo que cambian algunas cosas.

Una lamina de Grafeno pesa 0,77 miligramos.

Además de ser totalmente ligero, el material es totalmente resistente, esto hace que su aplicación sea ilimitada, adaptándose a diversos campos de la industria.

Sectores como: la electrónica, salud e informática podrían ser revolucionadas con la ayuda de este novedoso material.

Así que los estudios no han cesado, y cada día el material sigue prometiendo increíbles innovaciones que benefician nuestras vidas.

Se cree que en unos años los edificios podrían estar hechos con este material, ya que es completamente fuerte y sería ideal para brindar seguridad ante fenómenos naturales. ¿Increíble, no?

Lo mejor de todo es que el material del futuro no causa ningún impacto negativo al medio ambiente, ya que sus propiedades permiten que los materiales contaminantes sean sustituidos.

Todo el tema de este material es súper interesante, por lo cual nos lleva a estar más pendiente de todo los avances que hayan con él.