Desgaste de la articulación de la rodilla

La articulación de la rodilla se clasifica dentro del grupo diartrosis de tipo trocleartrosis, por lo cual permite el libre movimiento de sus superficies articulares, en flexión y extensión, además, posee de manera accesoria la capacidad de rotar sobre el eje longitudinal de la pierna, solo durante la flexión.

Al ser una diartrosis cuenta con cuatros características importantes:

  • Cartílago articular: es de material hialino, ubicado en la superficie de los huesos opuestos, permitiendo el deslizamiento de una sobre la otra. Con la particularidad de no poseer nervios ni vasos sanguíneos, su nutrición proviene de la membrana y liquido sinovial.
  • Membrana sinovial: se encuentra tapizando la capsula articular y todas las superficies óseas que forman parte de la articulación y no están recubiertas por cartílago. Su función es producir y secretar liquido sinovial, el cual actúa como lubricante y evita la fricción y el desgaste.
  • Cavidad articular: es el espacio virtual situado entre las superficies articulares recubiertas de cartílago. Aquí se encuentra al liquido sinovial.
  • Capsula articular: capa de tejido fibroso que envuelve y cubre las superficies articulares, aislándolas del exterior. Esta reforzada por ligamentos.

Cusas y síntomas del desgaste de la articulación de la rodilla

Son múltiples los factores asociados al desgaste articular. Algunas causas de desgaste en el cartílago de rodilla son: condromalacia rotuliana, edad avanzada, factores genéticos o hereditarios, trauma durante actividades deportivas, sobrepeso, sobrecarga por trabajo físico, entre otros.

Como se mencionó anteriormente el cartílago articular no posee terminaciones nerviosas, por lo que en un principio el degaste se presenta de modo asintomático, motivo por el cual los síntomas inician cuando la lesión afecta las partes más profundas del cartílago en contacto con el hueso.

Los síntomas a presentar son: dolor de variable intensidad, acompañado en ocasiones de inflamación, reducción progresiva de la movilidad, rigidez matutina y fallo en la pierna al someterla a una carga.

Grados de lesión del cartílago articular

  • Grado I: reblandecimiento y edema del cartílago
  • Grado II: fragmentación y fisura en zonas menores de 1,25 cm de diámetro
  • Grado III: fragmentación y fisura en zonas mayores de 1,25 cm de diámetro
  • Grado IV: erosión del cartílago que llega al hueso subcondral.

Para realizar el diagnóstico se realiza un buen interrogatorio, indagando sobre los síntomas, examen físico completo y para confirmar un estudio de imagen tipo radiografía de rodilla. Donde se observarán cambios característicos del desgaste: estrechamiento del espacio articular, cambios en el hueso y formación de osteofitos.

Tratamiento

Se pueden mencionar tres niveles de acuerdo al grado de la lesión, de menor a mayor complejidad tenemos:

  • Aplicación de plasma rico en plaquetas
  • Regeneración articular con ultrasonido de factores de crecimiento y ozono
  • Regeneración articular con ultrasonido de factores de crecimiento, ozono suero autólogo rico en citocinas.

Al presentar alguno de los síntomas descritos contacte con tu medico de confianza y evita lesiones permanentes.