3 señales de que padeces bruxismo

El bruxismo, más que una enfermedad, es un hábito perjudicial que genera molestias y problemas de salud que sí pueden convertirse en padecimientos serios. Esa es la razón por la que es tan importante detectarlo en quienes ya lidian con su presencia. A continuación, te diremos cuáles son las señales que lo evidencian y de paso, te daremos unos consejos para combatirlo.

Tensión mandibular

Debido a que el bruxismo es la costumbre (consciente o no) de apretar y rechinar los dientes, una de sus señales más notorias es la tensión y el dolor leve pero constante en la mandíbula. Cuando este hábito se ha instalado sentirás, más que presencia, su secuelas, que son rigidez y cansancio en la articulación de la mandíbula y tensión que se percibe hasta cuando relajas los músculos y separas tus dientes. Esta tensión se puede extender también  al paladar, la parte alta de las mejillas e inclusive, la frente y la nuca.

Sensibilidad extrema

La sensibilidad casi siempre se debe a microfisuras en la superficie de los dientes y, como la presión es enorme en quienes presentan bruxismo, es casi seguro que sus dientes tengan fisuras que pueden notarse o no a simple vista. Si tus dientes reaccionan de inmediato al contacto con el frio, el calor, las sustancias ácidas o dulces e inclusive a la ráfaga de aire que se genera cuando respiras con la boca abierta, seguramente tienes fisuras generadas que debes atender cuanto antes.

Molestias de oído

Los nervios y vasos sanguíneos en la cabeza y el cuello tienen una relación muy próxima, de manera que, si hay mucha presión en la mandíbula, cabe la posibilidad de que los nervios cercanos al oído se alteren generando picazón, dolor agudo, zumbido o sensación de taponamiento y vértigo. Si tienes una molestia en el oído que no se debe a una lesión o infección interna y además presentas los anteriores síntomas, es muy probable que estés desarrollando bruxismo.

Y ahora ¿Qué hago?

Este es un asunto serio y como tal debes tratarlo, pues tiene el potencial de arruinar tus dientes y dejarte con secuelas permanentes. Si radicas en Valencia, no dudes en solicitar una evaluación de tu caso. Aquí no solo podrás corregir el habito que ya tienes, si no también proteger tus dientes de complicaciones futuras y reparar el daño (mediante aplicación de coronas dentales que rescatan de una manera muy efectiva a los dientes fisurados) que el bruxismo ha generado hasta ahora. Lo mejor de todo es que le pondrás fin a esas raras molestas que, quizá, no sabías de dónde provenían.

Imagen cortesía de https://3.bp.blogspot.com/. Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *