Una lanza a favor de los recambios nuevos

En estos tiempos hay gente que se sorprende de que otros utilicen recambios de coches nuevos, la verdad que creo que nos hemos obcecado tanto por los recambios usados que no les damos a los recambios nuevos la importancia que se merecen. Seguro que podemos contar con los dedos de una mano las veces en las que hace unos años hemos utilizado en nuestro coche algún recambio usado, yo la verdad que creo recordar haber puesto siempre en mi vehículo siempre los recambios originales. Vamos es que creo que en muchos talleres ni siquiera te ofrecían la posibilidad de usar repuestos usados, eran muchos los que los rechazaban, creo que los mismos que ahora los aman. En primer lugar y antes de dar un paso en falso debemos tener muy claro el tipo de avería que tiene nuestro coche, solo así podremos de verdad hacernos cargo de la situación, dependiendo del coste nos interesará una cosa u otra, eso ya va a medida de nuestras posibilidades.

Tan solo tenemos que ver ejemplos claros en otros aspectos de nuestra vida, nadie a no ser que ande muy necesitado de dinero va en busca de un microondas de segunda mano cuando se le rompe el suyo, nadie compra un frigorífico por muy buen estado en el que esté, entonces mi pregunta es la siguiente ¿por qué lo hacemos con nuestro coche? Además ya no ternemos pudor nos da igual del recambio que se trate, porque yo puedo entender que un motor de coche es demasiado caro, y sabemos a ciencia cierta que los motores usados dan muy buenos resultados, pero lo que clama el cielo es acudir en busca de neumáticos de segunda mano, cuando cualquiera sabe que se trata de un recambio que se desgasta con el tiempo y que se debe cambiar dependiendo del desgaste que haya tenido, me refiero a los neumáticos como puedo referirme a las pastillas de freno, estamos locos si recurrimos a las de segunda mano.

Sin duda debemos saber muy bien de antemano los recambios que vamos a necesitar y sopesar ante todo los pro y contra para poder así dar la mejor solución a nuestro vehículo. Por supuesto la garantía que nos ofrece una pieza nueva no nos la pueden ofrecer las usadas, juzgar vosotros mismos y sacar vuestras propias conclusiones seguro que así podréis de verdad elegir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *