recursos humanos

LA GESTIÓN DEL TALENTO

Sentirse valorado tanto en el terreno personal como en el económico. Esta es una de las máximas que todo trabajador espera (y necesita) en su entorno laboral junto con la consecución de los objetivos y la implicación en el proyecto de la empresa gracias a la motivación de sus compañeros de departamento. Por ello, cada vez son más las empresas que se preocupan por conseguir una valoración y gestión del talento de sus empleados en favor de una mejora de la compañía.

recursos humanos

Para poder llevarlo a cabo son necesarias diferentes herramientas desde las cuales los especialistas de los recursos humanos puedan acercarse a la valoración más correcta y justa para todos. A partir de plataformas sociales, dispositivos digitales móviles y herramientas propias del departamento pueden conseguirse grandes avances para retener a los mejores empleados sin miedo a que abandonen la empresa para irse a otros puestos de trabajo en otras empresas.

La gestión especializada, en muchas ocasiones llevada a cabo por empresas externas, consigue baremar estas circunstancias de manera profesional y objetiva, basándose principalmente en criterios de motivación y de productividad. La elección del mejor empleado para cada puesto se convierte en una búsqueda constante y diaria para ellos. Puedes encontrar más información en www.ceinsa.com.

LOS RECURSOS HUMANOS Y LAS HERRAMIENTAS COLABORATIVAS

Cada vez son más los profesionales de recursos humanos que atienden a las posibilidades que ofrecen las herramientas colaborativas para el mejor funcionamiento de la empresa. La comunicación entre departamentos, y entre los propios empleados, es fundamental para ello. Es entonces cuando aparecen en acción las herramientas colaborativas.

Este tipo de ayudas para la gestión del talento ofrecen una nueva forma de comunicarse y mejoran la fluidez de la misma. Actualmente, la presteza es una enorme virtud que no puede faltar en ninguna empresa. Al contar con estas nuevas velocidades, se podrá actuar mejor ante los nuevos retos y desafíos de la empresa.

Estas nuevas herramientas colaborativas consiguen dinamizar las relaciones comunicativas entre los trabajadores y permiten una mayor cohesión entre los diferentes departamentos que conforman la empresa. Todos se sienten parte importante del proyecto y, por tanto, su rendimiento será mejor. La dirección de la comunicación ha de ejecutarse de manera bidireccional para que este rendimiento no se convierta en una quimera y responda a unas cuestiones reales. Las relaciones jerárquicas van perdiendo peso en favor de un clima más democrático y afable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *