reformas baratas

Que no te den gato por liebre en tu reforma

El pan de cada día de muchos abogados son las quejas emitidas de clientes que se consideran estafados en las reformas de sus casas. Todos sabemos que a la hora de hacer reforma nos pueden engañar: hemos oído experiencias de vecinos o de amigos a los que les han dejado peor sus viviendas de lo que estaban o les han dejado la reforma a medias y nunca más supieron de ellos.

Por suerte, no todas las reformas baratas van a ser motivo de estafa ni de quejas. Podemos verlo si contratamos a personal profesional como los expertos de www.reformas-baratas-madrid.es.

Entonces, tendremos que saber distinguir cuando nos ofrezcan un buen producto y seguir una serie de pautas.

Sencillas reglas para evitar desgracias

1- Desconfía

Es cierto que todos buscamos ahorrarnos dinero en la reforma ya que suponen un gasto extra en nuestro día a día pero que no nos den gato por liebre.

Aunque busquemos el mejor precio desconfía de los presupuestos excesivamente baratos, por la sencilla regla de que todos buscamos ganar dinero. Si ves un presupuesto excesivamente más barato que los demás agudiza los sentidos. Hay que tener en cuenta que los materiales ya suponen un gasto.

Si sumamos a eso la mano de obra puede que obtengamos un precio aproximado. Si es mucho más barato que eso podremos dudar de los materiales que vayan a usar, que no sean expertos o que planeen dejarnos abandonados a mitad de obra.

Es mejor comparar precios y hacer una media de lo que nos vaya a poder costar. Y sobre todo intentar que sea una empresa conocida de reformas Madrid, o que haya trabajado con alguien de nuestro entorno ya.

 

2- Detalles al máximo

Pide un presupuesto detallado al máximo y lo más cerrado que puedas. No serías el primero al que le dan un presupuesto que con el paso de días se va inflando poco a poco, incluso hasta llegar a cuadriplicar el precio inicial.

Se van añadiendo conceptos que no se habían incluido al principio, se ven nuevos arreglos posibles que realizar y las reformas baratas no van a ser tan baratas como creíamos.

Tenemos que pedir desde el principio el presupuesto lo más al detalle que podamos. Todas las reformas que se vayan a hacer desglosadas al detalle. Y, a poder ser, cerrado, para que más adelante no se sumen costes.